La implantación de la LOPD resulta obligatoria para todas las empresas o profesionales que posean, traten o transfieran datos personales.